Perder peso durante y después de la menopausia: En 3 sencillos pasos

Article
Por Curves

salud

¿Quieres perder la grasa del vientre y dar forma a tu cintura? ¿Te encantaría aplanar la barriga? ¿Quieres volver a ese fantásticos pantalones vaqueros? ¡Esos que están en el armario para aquel día que finamente puedan volver a valerte!

Si es así, ¡entonces presta atención!

Los cambios hormonales durante la menopausia combinados con la disminución del metabolismo a medida que envejecemos pueden contribuir al aumento de peso, especialmente en la zona de la barriga. La distribución del peso cambia durante la menopausia especialmente en la tripa, lo que además de ser incómodo puede afectar la forma en que nos sentimos acerca de nosotras mismas y nuestra autoestima. Pero lo más grave es que resulta ser poco saludable, ya que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Entonces, ¿cómo podemos volver a encontrar nuestra cintura, deshacernos del exceso de grasa y proteger nuestra salud?

Pérdida de peso durante y después de la menopausia

Perder peso durante y después de la menopausia puede parecer imposible. Los cambios hormonales, el estrés, la falta de sueño y el proceso de envejecimiento trabajan en nuestra contra. La buena noticia es que hay pasos simples que podemos tomar para facilitar la pérdida de peso durante la menopausia y mantener los resultados.

1. Mantén un diario de todos los alimentos que consumes, añadiendo todo lo que comes y bebes, y presta atención a lo que te causa hinchazón en el vientre.

2. Reduce tu consumo de calorías y aumenta tu actividad diaria.

3. Durante tu actividad física diaria o cuando entrenes, trata de mantener el abdomen contraído. Para aprender cómo hacerlo deberás trabajar en la correcta inclinación de la pelvis: acostada boca arriba, presiona la espalda firmemente en el suelo y mientras contraes el abdomen. Recuerda respirar. Todos los días busca aumentar la cantidad de tiempo manteniendo esta posición.

El entrenamiento Curves está diseñado para ayudarte a fortalecer el núcleo del cuerpo.

La elección es tuya

Por lo tanto, los pasos pueden ser simples, pero implica un cambio y cambiar nuestra rutina no es fácil. Tal vez en algún momento hayas escuchado la expresión “el primer paso es el más difícil”. Pues a veces olvidamos que siempre tenemos una opción. Cada día elegimos nuestro estilo de vida, en cada decisión que tomamos. El primer paso para cambiar, es reconocer que tenemos una opción y luego asumir la responsabilidad de nuestras elecciones. ¿Es fácil? ¡No! pero, ¿vale la pena? ¡Siempre!

Otra preocupación común para muchas mujeres menopáusicas es la acumulación de grasa o flacidez en los brazos. ¿Te gustaría tonificar tus brazos y sentirte más segura de ti misma cuando utilices ropa sin mangas? ¡Encuentra tu club Curves más cercano y consigue una estudio de fitness gratis!

Para ver este contenido es necesario para permitir cookies en este sitio web.

Permitir cookiesNegar